DTRDTR

AUDIENCIA NACIONAL: INDEMNIZACIÓN POR DESPIDO IMPROCEDENTE NO ESTÁ EXENTA DE IRPF SI SE PRESUME QUE LA EXTINCIÓN ES POR ACUERDO ENTRE LAS PARTES

05 Dic, 2019

 

 

 

La Audiencia Nacional, en una sentencia de 3 de julio de 2019 confirma la sujeción a la retención correspondiente en el  IRPF de las cantidades satisfechas  a quince  trabajadores en concepto de indemnización por despido improcedente, ya que no se encontraban exentas, pues de los indicios que se observan cabe deducir que no hubo un despido de los trabajadores, sino un acuerdo extintivo de la relación laboral, confirmando el criterio del TEAC en la resolución impugnada.

Las deficiencias en la formalización de los despidos, concretamente sin carta de extinción, evidenciaban un acuerdo en el SMAC sobre el reconocimiento del carácter improcedente del despido y la indemnización a satisfacer. Asimismo, la indemnización abonada a cada trabajador no era la correspondiente a los años de antigüedad, sino que se correspondía con los años que les restaban hasta alcanzar la edad de jubilación de setenta años.

Dicha sentencia, no obstante, y todo y que reiteramos que estamos ante unos supuestos en los que ni tan siquiera existe carta de extinción con un conjunto de trabajadores con edad próxima a la jubilación, si podemos entender que determina los criterios para la correcta aplicación de las exenciones en las indemnizaciones por despido.

En este sentido el tribunal sigue los criterios de Inspección y entiende que se presume un acuerdo cuando existen las siguientes circunstancias en un despido:

  • La edad de los trabajadores en el momento del despido entre 62 y 68 años, es decir edades próximas a la jubilación.
  • Las indemnizaciones aceptadas por los trabajadores muy inferiores a las que procederían a resultas de un despido improcedente, es decir, indemnizaciones inferiores a los 33/45 días por año trabajado.
  • No se tenga en cuenta la antigüedad de los trabajadores para la fijación de cuantía indemnizatoria.
  • La ausencia de elementos de litigiosidad en el proceso de despido, tales como: Inexistencia de cartas de despido, despido verbal sin causa, la papeleta aportada en el Servicio de Conciliación donde no exista una demanda real, sino un simple trámite para ser citado.
  • Acuerdos que finalizan en la conciliación, sin intervención judicial.

Debemos tener presente que según el artículo 7 de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la renta de las Personas Físicas, estarán exentas “las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato». Añade además que «Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en los supuestos de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 del citado Estatuto, siempre que, en ambos casos, se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.”

En todo caso, la norma puntualiza que el importe de la indemnización exenta tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros.

Por tanto, y según la normativa, para que la indemnización por despido o cese del trabajador esté exenta del Impuesto, es necesario que sea obligatoria (no pactada), constando en la sentencia referenciada, de 3 de julio del 2019, los parámetros que presumirán la existencia de un acuerdo.