DTRDTR

TELETRABAJO: LA IMPORTANCIA DEL CÓDIGO INTERNO DE LA EMPRESA

El RDL 15/2020, de 21 de abril, de medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo  (normativa COVID) estableció el carácter preferente de la modalidad del trabajo a distancia (Teletrabajo). No obstante, esta medida, aprobada en una situación del todo sobrevenida, llegó en un momento en el que posiblemente se estaba iniciando la instauración de esta modalidad de trabajo en algunas empresas, pero que en muy pocos casos las partes implicadas estaban suficientemente preparadas, ni habían tomado las medidas, para implantar un “teletrabajo” que realmente fuera eficiente para todos.

Esta implantación “precipitada” ha generado una gran conflictividad, principalmente debido a:

  • El límite entre el tiempo de trabajo y la desconexión digital.
  • La problemática en cuanto al control del trabajo realizado y la jornada.
  • Las herramientas de trabajo facilitadas o no y, con ello, la prevención de riesgos laborales.
  • La confrontación entre la posibilidad de control por parte de la empresa con el derecho a la intimidad de la persona trabajadora.
  • La protección de datos.

Del mismo modo, sin embrago, si se ha podido apreciar durante estos meses que esta modalidad de trabajo puede tener, también, importantes ventajas para la empresa (al igual que otras desventajas que ya se conocían):

  • Ahorro en cuanto a costes (espacio en instalaciones y oficinas, mantenimiento, consumo energético, telecomunicaciones, viajes de trabajo, etc.)
  • Menor absentismo laboral.
  • Posibilidad de trabajar con profesionales de otras localidades.
  • Mayor motivación para los trabajadores que pueden conciliar su vida laboral y familiar y evitar el tiempo de desplazamiento a la oficina y el gasto que ello genera.

No obstante, la empresa es consciente que el teletrabajo puede conllevar un menor control del trabajador, al igual que limitar o restringir la cohesión del trabajo en equipo.

Lo que es evidente es que el Teletrabajo sólo funcionará cuando lleguen a conciliarse los intereses de ambas partes, y para ello, la empresa deberá dotar de las herramientas necesarias para trabajar, facilitar la conciliación de la persona trabajadora (desconexión digital) y, al mismo tiempo, la empresa deberá poder controlar la efectiva prestación de servicios.

Es necesario, pues, establecer cuáles son “las reglas del juego”, para que ambas partes conozcan sus derechos y obligaciones, y puedan evitarse los abusos, con la finalidad que esta modalidad de trabajo a distancia (Teletrabajo) sea realmente eficiente y ventajosa tanto para la empresa como para la persona trabajadora.

 

Berenguer Tomás.

____________________________________________________________________________________

 

¿Vamos a teletrabajar tras la pandemia?

A la espera de una ley específica, trabajador y empresa deben pactar de forma individual el trabajo a distancia.

El estado de alarma decretado en marzo por el Gobierno envió a trabajar a casa, prácticamente de un día para otro, a casi la mitad de los trabajadores: un 48,8%, según los datos del INE. El teletrabajo se convirtió durante el confinamiento en una práctica habitual en un país donde, según los datos del Banco de España, sólo acostumbraban a realizarlo con alguna regularidad un 7,5% de los trabajadores, incluidos autónomos y asalariados. Cuando la media europea se situaba en el 13,5%.

Desde entonces, todos los estudios que se han venido haciendo sobre este nuevo modelo laboral indican que el teletrabajo había llegado para quedarse, tanto por sus buenos resultados como por el esfuerzo que las empresas han dedicado a su implementación. Sin embargo, la próxima expiración del decreto ley que recomienda su preferencia frente a la actividad presencial y prima la conciliación familiar con motivo de la pandemia –está vigente hasta el 21 de septiembre– como el retorno de la actividad escolar vuelven a abrir el debate sobre el teletrabajo.

Tras las medidas de excepción… ¿puede teletrabajar quien quiera y esté en disposición de hacerlo? ¿Puede negarse al mantenimiento de este modelo cualquiera de las partes? ¿La empresa debe sufragar los gastos que produzca este nuevo modelo laboral?

El Gobierno ultima una ley específica sobre la materia que estos días trata de consensuar con los agentes sociales, aunque a la espera de su aprobación –por vía de urgencia o con el correspondiente trámite parlamentario que dilataría el proceso– tanto trabajadores como empresarios disponen de un marco normativo que fijas las reglas de juego.

Este modelo laboral está regulado por un acuerdo europeo y la reforma del Estatuto de los Trabajadores.

Tanto el Acuerdo Marco Europeo sobre Teletrabajo aprobado en el 2002 como la mención expresa a este modelo que recoge la reforma del Estatuto de los Trabajadores del 2012 reconocen el trabajo a distancia y fijan unas normas básicas para su reconocimiento y puesta en marcha. Asimismo, numerosos convenios de grandes empresas y muchos de los convenios autonómicos para el sector de oficinas y despachos –el más proclive al teletrabajo– reconocen esta modalidad laboral.

A la espera de la ley que supere a todos estos reglamentos y normas, el teletrabajo lo puede solicitar o alentar cualquier trabajador o empleador siempre que la actividad laboral pueda realizarse fuera de las instalaciones de la empresa y se garantice al trabajador el mismo salario y categoría que si trabajase de forma presencial y cuente con las mismas oportunidades de formación y promoción que puedan tener los empleados presenciales.

Sin embargo, en el período transcurrido desde la aprobación del Acuerdo Europeo y la reforma del Estatuto de los Trabajadores, diversas sentencias han creado la jurisprudencia que fija la voluntariedad de ambas partes en la adopción del teletrabajo. En particular la que CC.OO. ganó a una de las filiales de Telefónica y a su comité de empresa en la sala de lo social del Tribunal Supremo en el 2005, que reconoció el derecho de un trabajador del canal de ventas a no prestar sus servicios fuera de las oficinas corporativas. Es decir, en ningún caso puede ser una exigencia de la empresa o del trabajador.

Una sentencia del Supremo del 2005 fijó que el teletrabajo siempre debe ser voluntario.

De ahí que el abogado laboralista Berenguer Tomás inste a las sociedades a establecer códigos o reglamentos internos donde se defina el teletrabajo y su implantación de acuerdo a la especificidad de la actividad y a alcanzar acuerdos personales al respecto. Además de consensuar con la representación de los trabajadores unos convenios laborales donde se fijen estas normas y su voluntariedad. “El teletrabajo no puede ser una imposición por ninguna de las partes y lo mejor es que esté bien definido para que cada uno sepa a qué atenerse”, señala.

Dentro de esta definición hay dos aspectos que el marco actual define: que la empresa debe poner todos los medios para que el empleado pueda trabajar a distancia, lo que la obliga también a asumir esos costes de servicios que el trabajador no realiza en las instalaciones de la empresa, “en especial los referidos a la comunicación”, léase teléfono y datos. Por otra parte, también fija la “regularidad” que debe definir al trabajo a distancia, y que varias sentencias han interpretado como superior al 50% de la jornada laboral medida en semanas o meses.

 

Los escollos del nuevo modelo

Dos son los escollos que estos días frenan la tramitación y aprobación de la ley del teletrabajo que impulsa el Gobierno de Pedro Sánchez: el mínimo de la jornada fuera de las instalaciones de la empresa que determine la situación de trabajo a distancia y la reversibilidad de un acuerdo que, en cualquier caso, será individual aunque esté recogido en los convenios laborales. Los sindicatos presentes en la mesa de negociación han renunciado al 20% de jornada para situar en el 30% la barrera que marque el teletrabajo. Es decir, se podría considerar en situación de trabajo a distancia, por ejemplo, quien ejerciese su labor fuera de la empresa a partir de un día y medio en una semana laboral de cinco días. En cuanto a la reversibilidad voluntaria del teletrabajo, las patronales exigen un margen para no tener que disponer de la capacidad de acoger a los trabajadores de retorno cuando su gran contrapartida por el teletrabajo es la liberación de espacios, infraestructuras y gastos fijos de suministros.

Un estudio del Banco de España determina que a la espera de este nuevo marco legal, sólo podrían realizarse a distancia poco más del 30% de los empleos. El Instituto Nacional de Estadística Eurofound, por su parte, determinaron que antes de la situación de excepcionalidad de la pandemia, solo el 27% de las empresas españolas estaban dispuestas a permitir el teletrabajo y sólo lo habían aceptado un 15%, frente al 40% que se da, por ejemplo, en Estados Unidos.

 

Fuente : La Vanguardia.

EL BARÇA YA HA PRESENTADO EL ERTE A LA GENERALITAT

 

 

 

El expediente incluye a todos los deportistas del club, menos a los futbolistas del primer equipo, con los que llegó a un acuerdo.

 

El FC Barcelona presentó el martes por la noche en la Generalitat el ERTE que incluye a su personal deportivo y una parte de su personal no deportivo. El texto, firmado por el director general del conjunto barcelonista, Òscar Grau, incluye a todos los deportistas profesionales de la entidad menos a los futbolistas del primer equipo, con los que vale con el acuerdo alcanzado entre la junta directiva y la plantilla el pasado lunes.

Ahora queda pendiente otro ERTE en el Barcelona, el que afectará al personal corporativo. Se presentará en unos días una vez termine el plazo de negociación con el comité de empresa.

Fuentes del club explicaron a este diario que los futbolistas del primer equipo no están dentro del ERTE porque, por su capacidad adquisitiva, no les hace falta reclamar una parte del subsidio a capítulo individual, algo a lo que sí se podrían acoger personal deportivo y jugadores de otras secciones con menos ingresos.

 

El club considera que ha liderado una postura a la que van a acogerse la mayoría de equipos.

En la práctica porcentualmente el acuerdo es casi el mismo con todos los deportistas. Dejarán de ingresar el 70% de sus salarios mientras dure el confinamiento. En el caso de los futbolistas del primer equipo este porcentaje sube hasta el 72% para colaborar a completar los salarios de los trabajadores de la entidad.

Con esta medida el Barcelona se ahorrará 16 millones al mes mientras dure la pandemia. Un 5,75% del salario anual de sus deportistas profesionales por cada mes que la actividad esté parada. Más allá de las tiranteces entre la junta y los futbolistas el club cree que ha liderado una postura a la que van a acogerse la mayoría de equipos.

 

 

Fuente : La Vanguardia.

LAS CONCLUSIONES DEL JUICIO NEYMAR-BARÇA, EL 21 DE OCTUBRE

El brasileño regresó a París sin llegar a comparecer en la Ciudad de la Justicia.

No hubo acuerdo en el acto de conciliación previo realizado por los abogados de ambas partes.

 

 

El juez ha emplazado a los abogados del FC Barcelona y de Neymar Junior para el 21 de octubre para que ofrezcan las conclusiones del juicio en torno a la cláusula de renovación del contrato del brasileño con el Barça firmado en 2016 y sobre el que presentaron sendas demandas.

Los 43,65 millones de euros que el delantero brasileño Neymar da Silva reclama al Barcelona podrían ser un premio de fidelidad, como asegura la entidad azulgrana, o una compensación fiscal, según la versión del jugador.

 

SIN NEYMAR

Este fue el principal argumento de cada una de las partes en la vista que se celebró este viernes en el Juzgado de lo Social número 15 de Barcelona para resolver las discrepancias sobre la liquidación de la prima de 64,4 millones que debía cobrar Neymar por su renovación por el Barça el 1 de julio de 2016.

El juicio se celebró envuelto en una enorme expectación mediática, sobre todo porque se esperaba la presencia del futbolista, que llegó el jueves por la tarde a Barcelona pero finalmente Neymar regresó a París la mañana de este viernes sin pasar por la Ciudad de la Justicia de la capital catalana.

 

NO HUBO CONCILIACIÓN

Tras varias horas de negociaciones, no hubo conciliación y Neymar y el Barça acabaron exponiendo sus diferencias en el juzgado. Un guión que hubiera sido diferente si el PSG hubiese aceptado este verano el regreso del astro brasileño al Camp Nou.

De la prima de 64,4 millones estipulada en su último contrato con el Barcelona, Ney solo percibió 20,75 millones. Los 43,65 restantes debía cobrarlos antes del 31 de julio de 2017, pero el club catalán, conocedor de que estaba negociando su fichaje con el PSG, decidió consignar el neto de esa cantidad (24 millones de euros) ante notario.

«Ya no en el verano de 2017, sino con anterioridad, había indicios de que Neymar estaba en conversaciones con el PSG. Hay datos y manifestaciones que lo demuestran, y es lo que percibimos durante bastante tiempo. Lo que quedó confirmado el 3 de agosto de 2017, cuando firmó un contrato de trabajo con el París Saint Germain», declaró el portavoz del Barcelona, Josep Vives.

 

QUERÍAN QUE SE QUEDARA

El jefe de los servicios jurídicos de la entidad azulgrana, Román Gómez Ponti, recordó lo que sucedió los días previos a que el delantero se marcharse a París: «Queríamos que se quedara. Por eso le dijimos que, a partir del 1 de septiembre, cuando ya se habría cerrado el mercado de fichajes, podía pasar a recoger ese dinero».

Sin embargo, Neymar prefirió reclamar la cantidad pendiente por carta al presidente del club, Josep Maria Bartomeu, y al no obtener una respuesta positiva, pocos días después pagaba los 222 millones que costaba su cláusula de rescisión. Para el Barça, la ‘traición’ de la que entonces era una de sus estrellas respalda jurídicamente su actuación.

 

PREMIO DE FIDELIDAD

Según el club, los primeros 20,75 millones que pagó al jugador fueron por renovar su contrato hasta 2021, una renovación en la que del delantero pasaba de cobrar 5 millones a 33 millones de euros. Y los 43,65 millones aun pendientes, por firmar una nueva ampliación hasta 2022. Ambas cantidades las considera un premio de fidelidad que formaba parte del salario del jugador.

«Es un premio por mantenerse en el Barcelona año a año. Hay jugadores que lo han tenido al final de su vinculación contractual (el caso de Xavi o Iniesta), por su lealtad al club. En el caso de Neymar, se lo pagamos por adelantado, porque ellos nos dijeron que tenían problemas de tesorería para atender ‘X’ necesidades», declaró Gómez Ponti.

 

PERJUICIO FISCAL

Una versión muy diferente a la de Gustavo Ribeiro Xisto, uno de los abogados de Neymar que negoció el contrato del jugador: «Les dijimos que, por cómo se habían hecho las cosas en el primer contrato con el Barça (el de 2013), teníamos un procedimiento fiscal abierto en Brasil de 42 millones de euros. En principio, pedimos 95 millones, pero finalmente fueron 64,4 porque los íbamos a cobrar íntegros a la firma del nuevo contrato. Eran para compensar ese perjuicio fiscal».

En cambio, el Barça siempre ha considerado que esos ‘bonus’ por renovar formaban parte de la ficha del jugador y a la hora de calcular esas cantidades siempre las has prorrateado entre los años de duración del contrato.

Por eso, de ese primer contrato que Neymar firmó hasta el 30 de junio de 2018 y por el que cobró una prima de fichaje de 8,5 millones de euros, el Barça le reclama ahora 1,7 millones, la parte proporcional al último año que no cumplió.

Y también le pide que le devuelva los 20,75 millones que ya le avanzó cuando renovó en julio de 2016, porque entiende que el brasileño actúo de mala fe, pues ya tenía un pie en París.

En total, 22,45 millones, prácticamente la mitad de lo que reclama Ney. Dos demandas cruzadas que este viernes chocaron en un juzgado de Barcelona, que dictará sentencia después de que, el próximo 21 de octubre, las partes presenten, por escrito, sus conclusiones.

 

Fuente: Sport

VISTA PARA SENTENCIA LA DEMANDA DE BRAVO POR EL TRASPASO DE LA REAL AL FC BARCELONA

 

El guardameta del City declaró en una vista en la Magistratura de Trabajo por la demanda que presentó contra la Real Sociedad.

Reclama al club donostiarra una deuda de 1,3 millones de euros correspondientes al 10 por ciento de su traspaso al FC Barcelona.

El pasado 13 de Junio, Claudio Bravo se personó en el Juzgado de Barcelona para declarar en el juicio por la demanda que interpuso contra la Real Sociedad, a través de la cual reclama al club donostiarra 1,3 millones de euros en concepto del 10% de su traspaso al al FC Barcelona en 2014.

En el contrato del chileno con la Real estaba estipulado que percibiría esa cantidad en caso de ser traspasado, pero en el propio acuerdo de compraventa con el Barça, el jugador renunció por escrito a cobrar esa cantidad.

Acompañado del abogado Berenguer TomásBravo alegó que hay derechos irrenunciables de los trabajadores, cuestión que haría ilegítima la cláusula del contrato de compraventa en la que él renunciaba a la citada cantidad.

 

Fuente :  Diario Sport y Mundo Deportivo

   

 

EL BARÇA ECHA A DORSEY POR MOTIVOS DISCIPLINARIOS

El club le comunicó este miércoles la decisión.  Criticó a los médicos por las redes sociales.

Joey Dorsey termina su relación con el Barça. El club azulgrana, tras abrirle expediente disciplinario por acusar en las redes sociales a los servicios médicos de la entidad a obligarle a jugar lesionado, le ha rescindido el contrato en la matinal del miércoles. El club le comunicó hoy mismo la decisión de echarle por falta disciplinar. Rodrigo de la Fuente, el secretario técnico del equipo de basket, fue el encargado de tomar esta decisión que amenazaba con perturbar la paz interna del equipo.

Dorsey justificaba su triste rendimiento en la pista por un diagnóstico erróneo de los médicos del club durante un partido del playoff de la Euroliga de la pasada temporada contra el Lokomotiv Kuban.

Según el jugador, los doctores forzaron su participación en el partido con el riesgo que conllevaba esa decisión. Dorsey colgó el pasado viernes una foto en Instagram acusando a los servicios médicos.

Dorsey ha jugado un promedio de 16 minutos en 16 partidos esta temporada, pero nunca fue un titular en el equipo azulgrana en la Liga Endesa, y 17 en la Euroliga con 17 minutos de promedio. Dorsey estaba pasando por un mal momento de juego.

Fuente : Diario Sport

1 2
TELETRABAJO: LA IMPORTANCIA DEL CÓDIGO INTERNO DE LA EMPRESA
EL BARÇA YA HA PRESENTADO EL ERTE A LA GENERALITAT
LAS CONCLUSIONES DEL JUICIO NEYMAR-BARÇA, EL 21 DE OCTUBRE
VISTA PARA SENTENCIA LA DEMANDA DE BRAVO POR EL TRASPASO DE LA REAL AL FC BARCELONA
EL BARÇA ECHA A DORSEY POR MOTIVOS DISCIPLINARIOS