DTRDTR

CÓMPUTO DEL PERIODO DE 90 DÍAS

21 Abr, 2017

 

La trabajadora fue despedida por causas objetivas el 13-7-2012, con efectos el 28-7-2012. La plantilla de la empresa constaba de 15 trabajadores y en el periodo comprendido entre el 27-4-2012 y el 28-7-2017, es decir, en los 3 meses (90 días) anteriores al despido de la trabajadora, se produjeron, además, los despidos de otros dos trabajadores de la empresa, uno el 28 de julio y otro el 30 de abril. Asimismo, desde el comienzo del año se habían producido otros 15 despidos.

La trabajadora presenta demanda de despido que es desestimada, por lo que plantea recurso de suplicación que es estimado por el TSJ d​eclarando la nulidad del despido, ya que, al contar los despidos producidos con anterioridad, consideró superados los límites del despido colectivo. Disconforme, la empresa plantea recurso de casación para la unificación de doctrina ante el TS.

La cuestión controvertida consiste en determinar si ​el despido de trabajadora por causas objetivas se encuentra dentro de los límites numérico y temporal permitiendo ​​su consideración como medida individual o si, por el contrario al exceder estos límites, la extinción de su contrato laboral debe declararse nula y sin efecto por
no haberse seguido el procedimiento de despido colectivo.

Para el cómputo, el TS recuerda su doctrina según la cual el día del despido constituye el día final del plazo (dies ad quem) para las extinciones contractuales que se acuerden ese día y, al mismo tiempo, el día inicial (dies a quo) para el cómputo del período de los 90 días siguientes. Esto es así ya que si el despido se considera colectivo cuando sobrepasa determinados límites, es claro que el dies ad quem para el cómputo de los 90 días debe ser aquél en el que se acuerda la extinción contractual, ya que es cuando se superan los límites que condicionan la existencia del despido colectivo, figura que no se da hasta que el número de extinciones supera los límites del cálculo matemático que establece el ET art.51.​

En el supuesto enjuiciado, el TSJ ha computado erróneamente el periodo en cuestión porque incluye en él unas extinciones producidas antes o fuera de los 90 días anteriores a la fecha del despido de la trabajadora, cuando, retrotrae 142 días para efectuar ese cómputo, concretamente hasta el 8-3-2012, siendo que el despido de la trabajadora tuvo efectos del 28-7-2012 y, por ello, la retroacción sólo podría alcanzar al 28-4-2014 y desde entonces, y hasta su despido objetivo​, únicamente hubo en la empresa las dos extinciones que obviamente, no exceden de los umbrales del ET art. art. 51.1.a).

Por ello, se estima el recurso de casación para la unificación de doctrina plantado por la empresa y se confirma la sentencia de instancia.