DTRDTR

¿CUÁNDO EL DESPIDO DE UN TRABAJADOR VULNERA LA GARANTÍA DE INDEMNIDAD?

03 Jul, 2018

 

 

La garantía de indemnidad únicamente se vulnera cuando el despido es una reacción contra el trabajador por el ejercicio de acciones judiciales o de actos previos o preparatorios para ejercitarlas, o de reclamaciones extrajudiciales. No se vulnera porque el trabajador se niegue a modificar el contrato de trabajo pasando de jornada completa a tiempo parcial.

 

El trabajador prestaba sus servicios mediante un contrato indefinido a tiempo completo. El 2-4-2014 la empresa propone a los trabajadores la conversión en fijos discontinuos de sus contratos a tiempo completo. Todos los trabajadores, salvo el actor, aceptan la propuesta, y el 5-4-2014 de la empresa​ le notifica su despido objetivo por causas organizativas y productivas.

Disconforme, presenta demanda de despido solicitando que se declare su nulidad por tratarse de una reacción a su negativa a aceptar la novación del contrato. Tanto el juzgado de lo social como el TSJ consideran que este despido no vulnera la garantía de indemnidad y por tanto desestiman la declaración de ​nulidad. El trabajador interpone recurso de casación para la unificación de doctrina ante el TS.

La cuestión que se plantea consiste en determinar si la negativa del trabajador a modificar su contrato de trabajo vulnera la garantía de indemnidad, lo que supone una vulneración de derecho a la tutela judicial efectiva.

El TS recuerda la doctrina constitucional que establece que , en el campo de las relaciones laborales, la garantía de indemnidad se traduce en la imposibilidad de adoptar medidas intencionales de represalia derivadas del ejercicio por el trabajador de la tutela de sus derechos. De esta forma, una actuación empresarial que cause un perjuicio y esté motivada por el hecho de haber ejercitado una acción judicial tendente al reconocimiento de unos derechos de los que el trabajador se creía asistido debe ser calificada como radicalmente nula. Esta garantía supone que del ejercicio de una acción judicial -individual o colectiva – o de los actos preparatorios o previos al mismo -incluso de reclamaciones extrajudiciales dirigidas a evitar el proceso no pueden producirse consecuencias perjudiciales en el ámbito de las relaciones públicas o privadas para el trabajador.

En el supuesto enjuiciado la conducta de la empresa que genera consecuencias negativas para el trabajador (despido objetivo) realizada tras de su negativa a transformar su contrato de trabajo, no vulnera la garantía de indemnidad ya que para que se produzca, necesariamente debe ir precedida del ejercicio por el trabajador de una acción judicial o de actos preparatorios o previos o reclamaciones extrajudiciales, lo que en este supuesto no se ha ​producido.

Por ello, se desestima el recurso de casación para la unificación de doctrina frente a la sentencia dictada por el TSJ Madrid, confirmando la sentencia dictada por el juzgado de lo social.