DTRDTR

VALOR LIBERATORIO DEL FINIQUITO. Doctrina T.S.

06 Jul, 2017

 

Concepto

 

Documento no obligatorio para las partes, que se presenta al trabajador para su firma a la finalización del contrato.

Se distinguen dos aspectos:

  • extintivo: manifiesta la voluntad extintiva del contrato;
  • liquidatorio: contiene la liquidación de las cantidades pendientes de abono.Puede incorporar una declaración de voluntad del trabajador expresiva de su conformidad de que mediante el percibo de la cantidad saldada no tiene reclamación pendiente frente al empresario (TS 11-11-03, EDJ 174502).

 

Extinción del contrato

 

Efectos liberatorios

  • el finiquito debe manifestar el común acuerdo de las partes.
  • el consentimiento debe ser libre y conscientemente emitido;
  • debe incorporar la voluntad unilateral del trabajador de extinguir el contrato, un mutuo acuerdo sobre la extinción o una transacción en que en la que se acepte el cese acordado por el empresario (TS 26-11-01, EDJ 53764).

 

Efectos no liberatorios

No tiene valor extintivo el finiquito:

  • con vicio de voluntad;
  • con ausencia de objeto cierto;
  • contrario a una norma imperativa, al orden público o que perjudique a terceros;
  • que contenga una renuncia genérica y anticipada de derechos;
  • cuando de forma casi ininterrumpida se continúa la relación laboral con un nuevo contrato temporal (TSJ Cataluña 15-3-00, EDJ 119940);
  • firmado por los trabajadores fijos discontinuos al finalizar cada temporada (TSJ Castilla y León 9-2-98, EDJ 65129);
  • cuando se alega causa inapropiada para la extinción;
  • cuando hay dudas sobre la conformidad del trabajador (TSJ Cataluña 2-12-16, EDJ 260496)

 

 

Liquidación de cantidades pendientes

 

Efectos liberatorios

Tiene efectos liberatorios si los conceptos a los que se refiere son efectivamente abonados (TS25-1-05,EDJ 71725);

Comprende:

  • derechos salariales sobre los que se efectúa la transacción. Para que la disposición de derechos sea válida es necesario que el acuerdo se produzca para evitar o poner fin a una controversia;
  • las remuneraciones devengadas por el trabajador y todavía no percibidas;
  • los salarios del último periodo:
    • parte proporcional de las gratificaciones extraordinarias pendientes de vencimiento;
    • vacaciones no disfrutadas;
    • cantidades correspondientes a conceptos que habitualmente se abonan con posterioridad (bonus, primas de productividad, las horas extraordinarias);
    • otras cantidades pendientes de pago por cualquier motivo.

 

Efectos no liberatorios

No tiene efectos liberatorios respecto de:

  • conceptos que al momento de la firma no eran exigibles;
  • conceptos no incluidos, ni nominal ni cuantitativamente (TS 11-6-08, EDJ 155897);
  • conceptos o diferencias salariales inexistentes en el momento de la firma;
  • diferencias salariales que, en la fecha del finiquito, dependían de un litigio pendiente;
  • derechos consolidados que corresponden al trabajador por su inclusión en el régimen de previsión social voluntaria de la empresa, aunque el cese suponga la baja en el citado plan de previsión social voluntaria;
  • cantidades reclamadas en concepto de horas extras cuya realización consta y respecto de las que se renunciaba genéricamente, sin que conste en el acuerdo el abono de cantidad alguna por tal concepto.

 

 

Configuración del finiquito

 

Tras su despido disciplinario, el trabajador presenta demanda que finaliza con conciliación en sede judicial, en la que la empresa reconoce la improcedencia del despido poniendo a disposición del trabajador las cantidades correspondientes a saldo y finiquito. El trabajador, por su parte, acepta y manifiesta que con la percepción de dichas cantidades queda saldado, liquidado y finiquitado por todos los conceptos sin que tenga ninguna cantidad que reclamar por concepto alguno. Paralelamente al procedimiento por despido, el trabajador presenta demanda en materia de derechos fundamentales por acoso laboral de un compañero. El Juzgado de lo social desestima la demanda al entender que existe falta de acción porque lo reclamado queda cubierto por el acuerdo de conciliación alcanzado entre la empresa y el trabajador en el proceso de despido.

Ante la sentencia confirmatoria del TSJ Madrid, el trabajador presenta recurso de casación para unificación de doctrina. La cuestión sometida a debate versa sobre la validez del finiquito firmado en sede judicial invocado en un pleito posterior pero ya iniciado cuando terminó el primero.

El TS desestima el recurso por falta de contradicción, argumentando que en los supuestos de finiquito, solo puede entenderse existente la contradicción si la redacción de documentos es similar y las circunstancias concurrentes presentan una igualdad sustancial, circunstancia inexistente en el supuesto de autos. No obstante, el TS recuerda su doctrina sobre el finiquito, que se sustenta sobre los siguientes elementos:

a) El término finiquito comprende cualquier forma de extinción de la relación laboral que va seguida de un acuerdo entre empresario y trabajador. Además, puede contener la liquidación de las cantidades pendientes de abono y puede servir de recibo acreditativo de que se ha abonado efectivamente la cantidad en él consignada.

b) Su valor liberatorio está en función del alcance de la declaración de voluntad que incorpora y de la ausencia de vicios en la formación y expresión de ésta. Debe distinguirse lo que es simple constancia y conformidad con la liquidación de lo que es aceptación de la extinción de la relación laboral.

c) Para que el finiquito tenga efecto extintivo es necesario que del mismo se derive una voluntad clara e inequívoca del trabajador de dar por concluida la relación laboral (TS 26-11-01, EDJ 53764). La simple aceptación del pago de la liquidación de conceptos pendientes, no supone conformidad con la decisión extintiva.

d) Está sometido a control judicial con motivo del cual el finiquito puede perder su eficacia liberatoria por defectos esenciales en la declaración de voluntad, ya por falta de objeto cierto que sea materia de contrato o de la causa de la obligación que se establezca, ya por ser contrario a una norma imperativa, al orden público o perjudique a terceros.

e) Las diversas fórmulas que se utilizan en la redacción de los finiquitos están sujetas a las reglas de interpretación de los contratos del CC, es decir: a la intención de las partes y a la prevención de que no deben entenderse cosas diferentes de aquello sobre lo que los interesados se propusieron contratar (TS 26-6-07, EDJ 104803, entre otras).

En el caso de autos, a la fecha de la conciliación judicial en el proceso de despido, el trabajador ya había presentado papeleta de conciliación ante el SMAC por el presunto acoso. Se deduce de ello que, al darse por “saldado y finiquitado por todos los conceptos sin que tenga ninguna cantidad que reclamar por concepto alguno”, sin manifestar nada respecto de la reclamación por acoso laboral, su voluntad era incluir esa futura demanda por el presunto acoso laboral.

 

Fuente : ADN